EL SECTOR VITIVINÍCOLA DE GRAN CANARIA SE PREPARA ALZARSE CON EL PRIMER PREMIO DE LA CATA DE VINOS DEL CABILDO

6 de junio de 2017

El sector vitivinícola prepara sus mejores caldos para presentarlos a la XXII Cata de Vinos de Gran Canaria, que celebra esta semana el Cabildo en la Casa del Vino de Santa Brígida, que acogerá a expertos e interesados en los caldos creados en la Isla para conocer cuáles son los mejores de la cosecha.

El certamen nació en 1996 para premiar el trabajo realizado por los viticultores y bodegueros de Gran Canaria, profesionales de un sector en alza que cada año sorprende con vinos de mejor calidad y más competitivos, informó el consejero de Soberanía Alimentaria del Cabildo, Miguel Hidalgo.

El miércoles y jueves 7 y 8 de junio de 2017 Santa Brígida se transformará en el epicentro vitivinícola insular y recibirá a los profesionales que aspiren a la elección del mejor vino, ya que el concurso es abierto a los productores que cumplan con las condiciones de la Denominación de Origen Vinos de Gran Canaria.

Para ello, un jurado cualificado y un tribunal compuesto por las agrupaciones más importantes del sector realizarán la difícil labor de premiar a lo mejores entre los mejores, pues la exquisitez vuelve la elección cada vez más complicada.

El procedimiento del concurso, con reconocimiento del Ministerio de Agricultura, es el de cata a ciegas realizada por un grupo de expertos de todas las Islas que probarán los caldos sin saber a qué bodega pertenecen, degustando sus características en las fases visual, olfativa y gustativa.

Estos profesionales elegirán el mejor tinto joven, el mejor blanco seco y el mejor vino en la categoría de semisecos, semidulces, dulces y licorosos, además de la bodega que ofrezca la mejor imagen y presentación, sección en la que estudiarán su etiquetado y el diseño de la propia botella.

Los galardonados, además de una aportación económica, podrán lucir el distintivo oficial del premio otorgado por el Cabildo de Gran Canaria, un preciado sello que empuja su comercialización.

La riqueza vitivinícola de la Isla

Gran Canaria ofrece nada menos que 35 variedades de uva diferentes, una materia prima que se transforma en vinos únicos, impregnados del sabor del origen volcánico que subyace en la tierra de la Isla y aderezados con una climatología que invita a la diversidad.

Y es que entre las uvas de la tierra destacan la tintilla, el listán negro, la malvasía y la babosa -tanto blanca como negra-, algunas de ellas muy diferentes de las habituales en los centros mundiales de producción vitivinícola, hasta el punto de que la bodega grancanaria Frontón de Oro exporta 20.000 botellas al año a California, Carolina o Nueva York, entre otros puntos de Estados Unidos, y ahora mira a Japón.

Gran Canaria cuenta con 70 bodegas, 54 de ellas embotelladoras, 235 hectáreas de viñedos y más de 350 vitivinicultores que este año han conseguido vendimiar 306.000 kilos de uva a pesar de las inclemencias del clima, lo que no ha afectado en absoluto a la calidad.

El apoyo decido del Cabildo al sector, ya materializado en el descorche celebrado hace unas semanas, se plasma ahora en este concurso, que supone un aliciente para potenciar la mejora de los vinos y un instrumento para seleccionar los mejores caldos embotellados en Gran Canaria.