LA EXCLUSIÓN DEL GAS DEL PLAN INSULAR DE ORDENACIÓN DE GRAN CANARIA SERÁ ELEVADA AL PRÓXIMO PLENO INSULAR

26 de junio de 2017

El Cabildo de Gran Canaria continúa con su apuesta por las energías limpias y excluye el gas como método de producción energética del Plan Insular de Ordenación (PIO) de la Isla, texto en el que sí están recogidos los planes de Chira-Soria, los saltos de agua de La Aldea y el apoyo a nuevos parques eólicos, y que será elevado al próximo pleno insular, según anunció hoy la consejera de Política Territorial, Inés Miranda.

La medida es una de las modificaciones sustanciales recogidas en el PIO que será debatido en el pleno de este mes, un texto que ha sufrido cambios significativos respecto al que fuera aprobado de forma inicial en el anterior mandato, agregó la consejera tras la Comisión de Pleno celebrada este jueves

La consejera quiso precisar que “no se trata de una segunda aprobación inicial”, ya que no ha habido alteración en el modelo o la estructura que presentaba el plan antes de su fase de exposición pública, sino de una adaptación al haber sido consideradas la mayor parte de las alegaciones planteadas, las sentencias que han creado jurisprudencia y la nueva legislación aprobada en este periodo y que afectan de manera directa al plan.

Miranda precisó que el Cabildo “tiene derecho a incluir en el PIO el modelo energético que considere idóneo” para Gran Canaria y que “en ningún caso” será el del gas, que de esta forma queda excluido por completo del planeamiento insular.

Apuesta por la Soberanía Alimentaria

Otra de las modificaciones sustanciales que debatirán los consejeros en pleno incluye una nueva definición de las zonas dedicadas a la actividad agropecuaria, en consonancia con la apuesta del Cabildo por la Soberanía Alimentaria, por lo que las zonas destinadas a la actividad del sector primario quedan ampliadas.

Al delimitar mayor espacio para cultivos y ganadería, tanto intensiva como extensiva, el plan deriva hacia una nueva normativa y un renovado cuadro de usos que suponen una novedad de suficiente calado como para conllevar la apertura de un nuevo plazo de exposición a la ciudadanía, que podrá presentar las alegaciones que estime convenientes.

Otra de las modificaciones sustanciales consiste en la mayor atención que el planeamiento hace de las zonas periféricas de las ciudades y núcleos urbanos, emplazamientos que hasta ahora han estado repletos de actividades residuales pero que adquieren un valor destacado como espacios de respiro para las urbes, tal como esta tarde mismo se trata en una de las mesas de debate de las II Jornadas del Paisaje del Cabildo de Gran Canaria.

Asimismo, prosiguió, el texto propuesto recoge la mayor sensibilidad que el Cabildo reconoce hacia 16 áreas de alta fragilidad, tanto en el interior como en el litoral de la Isla, con medidas específicas para cada zona natural que atienden a sus características concretas con el objetivo de garantizar su conservación.