Melocotones de Gran Canaria, fruta de piel para la piel

 

El melocotón, el melocotonero, cultivado en Gran Canaria crece a sus anchas en un entorno natural bendecido por las especiales condiciones medioambientales, dominadas por temperaturas estables y muchas horas de sol, imprescindibles para obtener un adecuado y sano crecimiento del frutal.

 

Sin embargo, a pesar del dulzor de esta fruta de tacto sedoso, del melocotón no viene a ser de las frutas que más hidratos de carbono proporciona. Éso sí, el melocotón es rico en fibra, algo fundamental para garantizar el tránsito intestinal y buenas digestiones.

 

El melocotón tiene muchas vitaminas hidrosolubles y la proporción de carotenos es sensiblemente más alta que en otras frutas de mesa de su tipo. Una de las variedades de esta fruta, la nectarina, ofrece proporciones de carbohidratos mayores y, por tanto, un valor energético mayor.

 

Una fruta ideal para alentar un buen estado de la piel, de las mucosas, de los huesos y del perfecto funcionamiento del sistema inmunológico, además de ayudar a controlar la oxidación natural del organismo.

 

Fruta de piel para la piel.