Embutidos genuinos de Gran Canaria 

Teror es el pueblo del chorizo más conocido de la isla: el chorizo de Teror. Rojo, con carne picada de cerdo, tocino, pimentón dulce, sal, vino y especias naturales. Es un producto con gran arraigo entre los grancanarios y se puede encontrar en cadenas de distribución, en tiendas minoristas y en carnicerías.

 

Desde hace décadas, las máquinas forman parte del sencillo proceso de elaboración que sigue teniendo un carácter artesanal. La carne se pica muy pequeña y, tras añadirse los ingredientes, se amasa antes de embutirla en ristras.

 

Además del chorizo rojo, tenemos el chorizo blanco, sin pimentón, y con nuez moscada, y el rosado, al que se le añade colorante.

 

La morcilla dulce es muy popular. Hecha con bizcocho, azúcar, sal, anís, canela, especias, sangre de cerdo, cebolla, manteca y frutos secos, se embute en tripa natural para que pueda cocinarse.

 

Los chorizos parrilleros, la chistorra canaria y la sobrada completan la selecta lista de estas especialidades.

 

La producción entre las tres empresas que se dedican a la elaboración y venta de estos embutidos en Teror, alcanza los 60.000 kilos mensuales.