Ganadería de Gran Canaria, sus valores

 

La estructura ganadera en Gran Canaria se articula bajo dos fórmulas de explotación, una ganadería de tipo intensivo y otra tradicional. Las explotaciones de ganadería intensiva se localizan habitualmente en las zonas bajas de las comarcas, presentan un nivel tecnológico más desarrollado y tienen un carácter más empresarial que la tradicional. Son granjas de porcino, de aves, de conejos y de bovino entre las que abundan las especies foráneas que son las más productivas.

La ganadería de tipo tradicional se ubica sobre todo en las medianías, aunque también se encuentran en la costa, siendo explotaciones mayoritariamente familiares. Se las identifica por números de animales sensiblemente menores que hay que relacionar con los recursos de forraje locales y con la actividad agrícola principal de la explotación. Los ganados de estas explotaciones completan su dieta con piensos. Las infraestructuras de estas explotaciones suele ser también precaria y concentrarse en establos situados cerca del domicilio familiar o de la finca agrícola. En esas zonas dedicadas a los animales, conviven varias especies. Todas las actividades relacionadas con este tipo de ganadería son artesanales y la mecanización suele estar muy poco introducida.

En las explotaciones tradicionales se suelen ver razas autóctonas, de ovino, de caprino, y, en muchas ocasiones, también de bovino, vacas del país. Este ganado se cría para la producción de leche y, sobre todo, para la elaboración de quesos artesanos de leche cruda. Estos quesos se suelen vender a las industrias

 insulares. Las explotaciones ganaderas de medianías mantienen vacas en compañía de ovejas y cabras para generar continuidad en la producción de leche durante el tiempo de la estación seca. En la zona de la costa, a los ganados de cabras se les suma también el de ovejas con la intención de aportar cremosidad a los quesos producidos por las explotaciones.

En las fincas de conejos y de aves, se prefiere incluir variedades que resulten más productivas, dejando a un lado la introducción de las locales. En cualquier caso, están en marcha diferentes programas y acciones para recuperar el cochino negro canario, una variedad de cerdo con historia y con un indudable valor cultural y gastronómico en la línea de ofrecer productos gourmet.

Cabras

Las cabras representan el ganado con un mayor número de cabezas en Gran Canaria, más de 100.000. Las explotaciones dedicadas a cabras están repartidas fundamentalmente en los municipios de Agüimes, la Aldea de San Nicolás, Telde, Santa Lucía de Tirajana, Ingenio y San Bartolomé de Tirajana. Estos animales suelen estar en explotaciones de pequeño tamaño de menos de medio centenar de cabras, en régimen de suelta o estabuladas. Las explotaciones de caprino tienen poca tecnología y, en ellas, predomina la raza autóctona, la cabra majorera o canaria. La cabra tiene en Gran Canaria un gran valor cultural, etnográfico, pero también culinario. La gastronomía local ofrece carnes de cabra, cabrito y baifo que son muy apreciadas por los canarios.

Ovejas

La cabaña ovina ha incrementado el número de cabezas en los últimos años en Gran Canaria. Las ovejas están asentadas en granjas también poco tecnificadas, en ellas, abunda la oveja canaria. Como sucede con las explotaciones de cabras, este ganado tiene un gran peso etnográfico. El pastoreo y la trashumancia son dos actividades de valor cultural que representan formas tradicionales de manejar los ecosistemas naturales.

Vacas

La mayor parte de las explotaciones bovinas de Gran Canaria tienen menos de 20 cabezas y son de pequeño tamaño. Una parte de los animales se destinan a la producción de leche, quedando la producción de carne en un segundo plano.

Porcino

La cabaña de ganado porcino local está constituida por animales hibridados de razas foráneas que resultan muy productivas. La del cochino negro está, en estos momentos, en fase de recuperación. Las explotaciones de cochino negro, a pesar de mejorar sus expectativas, por el momento, siguen siendo de carácter complementario y orientadas al autoconsumo, aunque se empieza a extender el número de explotaciones que suministran carne de calidad y embutidos a restaurantes locales que los incluyen en sus cartas gourmet. El aprovechamiento del porcino en Gran Canaria está orientado a la producción de carne. En la Isla conviven diferentes modelos de explotación. Unos, intensivos con estructuras modernas, otros, explotaciones muy pequeñas que representan, en número, la mayor parte de las que existen.

Conejos y aves

Las granjas de conejos y aves incluyen variedades de animales que proporcionan rendimientos altos en explotaciones de tipo intensivo. Algunas, en cambio, son familiares, pero la finalidad suele ser el autoconsumo o el consumo doméstico en las áreas cercanas a las explotaciones.

Abejas

Aunque no lo parezca, la cría de abejas también es ganadería. Se trata de una actividad con una larga tradición en Gran Canaria. Se sustenta en explotaciones de tipo familiar que no dudan en trasladar las colmenas para conseguir sabores en función de la floración dominante en determinadas zonas. El resultado no es otro que una gran variedad de mieles con el beneficio que reportan los diferentes pisos vegetales y de flora. Algunas explotaciones han mantenido la raza autóctona local de las Islas, la abeja negra canaria.

Aplicación Crotalia

Clique sobre la imagen para descargar la solicitud

 

Crotalia es una aplicación informática específica para mejorar la gestión de las explotaciones ganaderas.

Si desea usarla en su explotación, solicite el programa informático de Crotalia en disco rellenando el formulario de solicitud que puede descargar aquí.

Puede presentar su solicitud en cualquiera de los servicios de registro del Cabildo de Gran Canaria, incluidos los departamentos administrativos de las agencias de extensión agraria.

Puede ver la localización de las agencias en este enlace.

Desratización responsable en explotaciones ganaderas

 

Si desea participar en el Programade Ayuda para la Desratización Responsable de las Explotaciones Ganaderas de Gran Canaria (2016-2019), clique en este enlace y rellene el correspondiente formulario.

La solicitud de participación en el programa se presentará en cualquier momento del año por parte de los titulares de explotaciones ganaderas de Gran Canaria que se encuentren debidamente registradas y actualizadas en el año en curso. 

Una única solicitud incluye la participación en el período comprendido entre los años 2016 y 2019.

El producto raticida será entregado desde el 1 de julio hasta el 30 de septiembre de cada año, para todas aquellas solicitudes formuladas como máximo hasta el 20 de mayo para el año 2016; y hasta el 20 de marzo para los años 2017, 2018 y 2019.