Papaya, abriendo camino para la exportación

 

La papaya se cultiva en Gran Canaria en las zonas oeste y suroeste, particularmente en La Aldea de San Nicolás, donde la Cooperativa Agrícola del Norte de Gran Canaria, la más antigua de todas las de la Isla (1922), exportó esta fruta al exterior por primera vez en 2011. Una exportación que se hace con el marchamo de 'Producto de Gran Canaria.

 

La variedad de papaya cultivada con más éxito es la Intenzza mejicana, que ha demostrado, por encima de la tradicional, una gran resistencia para adaptarse a los ciclos de exportación. La papaya grancanaria aspira a competir en calidad con las variedades brasileñas más introducidas en los mercados internacionales. La superficie dedicada a papaya en Gran Canaria en 2011 era de casi 25 hectáreas, en conjunto.

 

En el mercado canario, el consumo de papaya por habitante es alto, de unos tres kilos por persona, en el mercado peninsular español, apenas llega a los 90 gramos por habitante, lo que confirma que es una fruta prácticamente desconocida, pero, por contrapartida, se trata de un mercado puede estar disponible para la exportación de la papaya de Gran Canaria.

 

La papaya es popular por su sabor dulce que la convierte en candidata a formar parte de postres y de zumos. La papaya tiene propiedades saludables, facilitando la digestión en casos de asimilación difícil particularmente por su alto contenido en papaína. La papaya contiene vitaminas B1, B2 y Niacina o B3, el conjunto de las que forman el complejo B, que regulan el sistema nervioso y el aparato digestivo. Refuerza la musculatura del corazón, protege la piel y el pelo y tiene valor para reforzar el crecimiento.