Productos de la tierra, sabores genuinos

 

El paisaje rural de Gran Canaria está lleno de referencias que hablan de una identidad ligada a la cultura campesina y a un intenso aprovechamiento del medio marino litoral. 

Pero el desarrollo de los cultivos intensivos, la sobrepesca, la presión urbanística y el crecimiento del turismo han dejado un territorio rural y costero que se deja ver frágil con el abandono de la actividad agrícola, ganadera y pesquera tradicionales y con suelos degradados por el abuso de abonos químicos.

En este marco, la producción de alimentos tradicionales, naturales, sanos, equilibrados, ricos en nutrientes, representa una solución real y de calidad para resolver los problemas ocasionados por los desequilibrios. Unos productos de kilómetro cero, producidos junto a los consumidores que los demandan.

El soporte de estas producciones se basa en una agricultura, en una ganadería y en una pesca desarrolladas con la dedicación y la entrega de pequeños propietarios, por industrias familiares, con producciones a una escala reducida y muy diversificadas.

Gran Canaria y sus gentes del sector primario tienen mucho que ofrecerle, para deleitar su paladar, para aportar calidad y tradición a su mesa y a su dieta, para seguir haciendo historia juntos. 

Vea si no estos productos tradicionales que van camino de convertirse en una parte de nuestra apuesta estratégica por alcanzar la soberanía alimentaria:

 

Albaricoques Almendras Aceites Aceitunas
Cochino negro Chorizos y morcillas Dulces Fresas y fresones
Gofio Licores Manzanas Mermeladas artesanas
Mieles Mojos Naranjas Papas
Pesca Plátano Productos ecológicos Quesos
Sal Sidra Tomate Vinos
Aloe Cebollas Carnes del país Ciruelas
Café Huevos ecológicos  Hortalizas Melocotones
Flores Pan Hierbas aromáticas  Ron y aguardientes
Frutas tropicales Yogures Millo Papaya
Mango Aguacate Cochinilla