Licores industriales y artesanos

Los licores en Gran Canaria se elaboran siguiendo dos líneas de producción diferentes, en grandes destilerías y que corresponden a grandes marcas asentadas con una gran trayectoria exportadora. 

Al mismo tiempo, hay pequeñas producciones locales, como las del popular licor de berros, que buscan ofrecer sabores diferentes y originales y que se basan en creaciones alcohólicas de calidad y series de embotellado cortas.

Los licores se definen como bebidas alcohólicas dulces, o también secas, que aportan sabores a frutas, a hierbas o a especias, en algunos casos, incluyen una textura cremosa que los hace aún más atractivos y singulares.

 

Algunos licores son preparados por infusión a partir de ciertas maderas, frutas, o flores, en agua o alcohol, aguardiente, alcohol etílico o simplemente añadiendo azúcar: Otros más, se elaboran por destilación de componentes aromáticos.

 

La distinción entre licores y preparados alcohólicos no resulta fácil ante la existencia en el mercado de innumerables bebidas con todo tipo de graduaciones y de marcados sabores dulces.

 

Sin embargo, los contenidos de alcohol no son siempre distintivos para reconocer a los licores genuinos, la gran mayoría están por debajo de los que presentan bebidas como los aguardientes. Los licores pueden beberse solos, tomarse a los postres o en cocina o en celebraciones de cóctel.

 

Licores para todos los gustos.